domingo, 14 de diciembre de 2014

LA VIGENCIA ABSOLUTA DEL PARTIDO OLIGARCA

No a la continuación de un Proyecto Liberal que nunca se rindió.

Pienso  que en 2002 el Presidente del país y el del PJ eran la misma persona. Pienso que en 2003 se presentaron tres candidatos del PJ porque no hubo primarias. Si a esos tres le agregamos un cuarto candidato cercano al PJ (Murphy) sacaron en conjunto casi el 80 % de los votos.
Con la segunda minoría NK consiguió absorber la adhesión pública contraria a Menem. Menem abandonó la carrera porque solamente contaba con la derecha liberal de soporte (Exactamente el 25% que no es poco) y NK asumió con el Vicepresidente que impuso Duhalde en las negociaciones internas del PJ (Scioli)

Pienso que en ese momento no se planteaba la disyuntiva Peronismo o Kirchnerismo.
Pienso que, puesto el énfasis en los DDHH, la postura novedosa y audaz ante el ALCA, la reestructuración de las FFAA, la revisión del Punto Final y otros grandes temas como la independencia respecto a los planes del FMI y la cancelación de la deuda externa genuina, por primera vez  se instaló la certeza de deuda ilegítima.
Pienso que en ese punto específico de la contabilidad de lo ilegítimo es cuando surgió, en su verdadera magnitud, la confrontación con los intereses económicos  de los monopolios, la especulación financiera y la oligarquía.
Pienso que la reacción desmesurada y ambiciosa de los monopolios y de los ruralistas fortaleció a NK en la confrontación política, mucho antes de la famosa movilización rural y lo obligó a avanzar apoyado en la adhesión popular, los nuevos gobiernos populares de América del Sur  y el crecimiento internacional del valor de los comodyties desde 2004 a 2007 que mejoraron los ingresos del país (El PBI aumentó un 15% en dos años y eso incluía las cosechas mas grandes de la historia).

La disputa por esos ingresos extraordinarios del agro despertó la acción furiosa de la  oligarquía (Que ya sabemos, no tiene un partido propio y como nunca existió el Partido Oligarca, su presencia nunca puede democratizarse).
La redistribución empezó antes de finalizar el mandato de NK. Su apuesta a la UNASUR fue estratégica y geopolítica.
Pienso que si hubiera sido candidato en 2007 junto a Scioli, hubiera ganado y que al fallecer, hubiera quedado Scioli de Presidente por sucesión.
Pienso en qué tipo de decisiones hubiera tomado un supuesto Scioli Presidente en 2010 y cómo hubieran influido algunas supuestas e imaginarias medidas sciolistas en el proceso de distribución, en el resultado de las elecciones de 2008 (Medio término) y en las Presidenciales de 2011.
Creo que siguiendo con el análisis conspirativo de Duhalde, el PJ hubiera impuesto un cambio de rumbo. Lo intentó pero no lo logró con la tropa propia y comenzó a aliarse a cara descubierta con su legendario enemigo de clase.

Me acuerdo de Solá y su postura ante la Sociedad Rural, y también me acuerdo de Cobos. No es gente que desaparezca, no son sectores que alguna vez  renuncien a sus convicciones; a los sumo son expertos en “retiros estratégicos”. Las ideas políticas de esos sectores son contundentes, tanto que deben esperar la oportunidad de mercado para exponerlas. La Propuestas liberales están ausentes del debate pero no de sus planes de acción. No son propuestas que se desinflaron, son objetivos estratégicos de la derecha que permanecen, se alimentan y se alinearán en contra de cualquier otro candidato que pretenda continuar la labor de CFK.

Scioli no lo vá a hacer, no quiere hacerlo y no podría hacerlo aunque quisiera. Proviene de un lugar en el que no se renuncia, de un sitio en el que no se negocia ni se cede un palmo de terreno. Procede de una clase política que borra con el codo de manera impía y no sufre culpas ni vergüenza. La derecha también puede ser desfachatada. Procede de un programa insignia del PJ de 2002, el programa de Lavagna; y maneja el barco en cualquier tormenta  hasta terminar obedeciendo a aquellos poderosos intereses que gobiernan sin partido.

Hoy debiera poder establecerse con suma claridad que todos esos sectores que no hubieran votado a Menem en el ballotage, tampoco votarían hoy a un candidato de sus características y que cualquier diferencia obedece a operaciones de mercadeo, y nada más. Pero el mercado no descansa. Estoy seguro que la única manera de vencerlo es no descansando.

Lo que tiene flojo el Kirchenrismo es la demora para terminar de cerrar y para siempre algunos temas fundamentales como el hambre, la desocupación, la deserción escolar y la salud social, sin los cuales es imposible avanzar sobre la seguridad, el lumpenaje y la totalidad de los Derechos Humanos.
Cualquier cálculo del costo presupuestario de esos cuatro saldos pendientes arrojaría cifras absurdamente pequeñas dentro del marco macro de la economía capitalista.

La confrontación con apoyo popular es kirchnerista o no es; y lo lamento como hombre de izquierda pero lo festejo como argentino de pensamiento propio.
Pienso que en los hechos, la Provincia, en lo que depende de la Provincia, es liberal, de gatillo fácil, tolerante con el delito mayor, auspiciante de ayuda oficial a los sectores mas poderosos y de retaceo a los mas humildes; es explotadora de su clase trabajadora docente, vaciadora de la medicina gratuita, erosionadora permanente de las pequeñas economías regionales que no contemplen el cultivo o el ganado, es sorda a las políticas de  transparencia, obediente a los multimedios y a  la oligarquía terrateniente, tolerante con la indisciplina parlamentaria, cómplice con la delincuencia de verdad y ciega ante la corrupción en los municipios y los negocios de su tropa.
La Provincia es un feudo político del PJ más atrasado; la escuela de la “vieja política”;  mantiene su ideología amparada en el monopolio de la figura de Perón y colaboran con ello grandes amigos oligarcas radicales conservadores y falsos autonomistas revisionados. Todo el que termina guardando la guita afuera apoya a Scioli.
La Provincia despilfarra lo que el Estado recauda, ARBA es la caja de los caciques de un estado provincial con la distribución mas inequitativa del ingreso per cápita argentino. Buenos Aires es un Estado en si mismo como toda la vida y como toda la vida gana e impone los intereses de su oligarquía sobre el resto del país. Un Estado que posee la fuerza policial más grande del mundo, aún por encima de muchos Estados Nacionales. Un estado provincial con un poder de fuego inimaginado.

Como aliado transversal e inorgánico, a título absolutamente personal, apoyo el NO a Scioli, humildemente y tratando de no caer en los lugares comunes de la intolerancia  per se y en la aparatosa maquinaria de fuegos artificiales con que algunos pretenden ganarle la pulseada al Capitalismo más entrenado de América del Sur; el Capitalismo es feroz  y sus mejores  representantes son bonaerenses.
Pienso que si existiera El Partido Oligarca, su plataforma sería la de Scioli.
Pienso también, y con la piel atenta, que esto recién empieza.
JP


No hay comentarios: