domingo, 10 de mayo de 2015

TAXONOMÍA



Para entenderlo con claridad, partamos del Génesis. En una semana Dios creó todo.

Día 1º Lunes  - La  Noche y el Día
Día 2º Martes  - El Cielo y el Mar
Día 3º Miércoles - La Tierra y la Vegetación
Día 4º Jueves - Las Estrellas, el Sol, la Luna y la división del día y la noche.
Día 5º Viernes - El Mar, los peces y las aves
Día 6º Sábado (hasta el mediodía que había inventado el jueves anterior)- Todos los demás Animales de la Tierra (Incluída la humanidad)
Día 7º Domingo – Descans
ó.





Para quienes no creen en el Génesis porque defienden la teoría del Big-Bang, es lo mismo; hubo una explosión de puta madre y se empezó a crear todo lo que no existía hasta ese momento.
O bien no existió un momento y la materia sin tiempo se transformó siguiendo caminos aún desconocidos; pero igualmente aparecieron una pila de cosas tiradas por todos lados.
Para clasificar con cierto orden todo lo creado por quien fuere, se inventó la Taxonomía o Ciencia de la Clasificación.

Desde ese resplandeciente sábado a la mañana (Para empezar con algo bien gráfico y visible como un sábado inglés creado un jueves), el planeta se llenó de cosas denominadas Taxones.

(Dominio)
De dichos Taxones se diferenció a los seres vivos en el grupo Animalia.

(Reino)
Del Dominio de seres constituidos por células se identificaron los animales.

(Filio)
Del Reino celular se separaron cuatro equipos y  en el banco de suplentes del Eucaryota se incluyó a los animales poseedores de células con núcleo.

(Clase)
Del Filio animal con células nucleares fijas se agruparon por características fuertes, del tipo: Con concha en la Clase Molusco; con cinco dedos en la Clase Mammalia; y así sucesivamente.

(Orden)
De la Clase Mammalia se desprendieron aquellos que caminaron en dos patas a los que se llamó Hominidae.

(Familia)
Del Orden de los bípedos se distinguió a la familia de los Primates.

(Género)
De la Familia de los primates se separó a los que adquirieron algunas habilidades comunes.

(Especie)
Del Género Homo se comenzaron a clasificar a aquellos cuya evolución, fertilidad, apareamiento y descendencia formó sociedades primitivas  (Homo Sapiens)

(Todas éstas clasificaciones taxonómicas cuentan además con sus respectivos prefijos Sub-, Info-, Supra-, Super- y Par- para agrupar infinidad de variedades en cada compartimiento).
De la Especie Homo Sapiens, evolucionando un millón y medio de años quedamos nosotros, tal cual somos.

Después de aguantar un casting tedioso, yendo de la nada al Taxón, al Dominio, al Reino, al Filio, a la Clase, al Orden, a la Familia, al Género y finalmente a la Especie, ya nos encontramos acá, airosos y en condiciones de poder pensar.

Pero conociendo como piensan algunos pareciera que hay que darle la razón al Génesis, juntar todo en una bolsa, mezclar las aguas, amasar barro, transplantar costillas, revolear manzanas, amenazar con serpientes venenosas y cremar gente viva. Una vez resuelto el trauma de la creación, finalmente podemos creer en el nazisexismo, leer frases vacías, confundir a Nietsche con el presocrático Zaratustra, cuidar con pasión a una asquerosa stercurioseae,  amar mas a un perro que a una esponja philoporífera, defender la igualdad de género cuando nos referimos a la igualdad de sexos, cocinar bivalvos con fideos  y descansar los domingos haciéndonos la del mono con el facebook, como si fuésemos realmente Dioses.


No hay comentarios: