domingo, 3 de agosto de 2014


El Terror

“Sartre, en 1961, podía creer en una violencia humanizadora, liberadora. Nosotros no. Tanto conocemos a los asesinos, de tan cerca nos llegó su pestilencia, que el proyecto de nuestra autonomía, nuestro humanismo ontológico, nuestro ser-posibles, abomina de la violenciaRebeldes, pero no asesinos.
Si América latina tiene todavía que hacerse no se hará como se hizo Europa, “fabricando esclavos y monstruos” (José Pablo Feinmann – La sociedad de los Lobos – Pagina 12)


Adhiero a éste concepto de JPF que está referido al terror; en éste caso al terrorismo de la “Tolerancia Cero” (Él mismo dice que el cero es la nada, entonces a lo que no es nada y se lo puede asesinar). También explica cuáles serían los conceptos morales y prácticos derivados, la Tolerancia Uno, la Dos, la alegoría de los lobos, etc.

Yo lo aplicaría a quienes todavía creen en la deformación burguesa del terrorismo individual, enla instalación del terror para “crear ciertas condiciones”, en la “internacionalización de la violencia individual y heroica” (Un mal entendido y peor aplicado concepto Marxista Leninista que explica cuántos desastres del Capitalismo ha contribuído a alimentar el terror). 
 Lo aplicaría para analizar el anacronismo anarquista de “matar al patrón” para acabar con los patrones; de asesinar a un militar para acabar con el Imperialismo militarista; de asesinara a un Dictador para acabar con las Dictaduras; de volar un Banco para derrotar al poder económico. El TERRORISMO es de ellos, y es su propiedad menos deseable.
Lo aplicaría para discutir en  esta confusión (forzada o ingenua)  de ideas que, cándidamente, comparan la lucha de los pueblos (Vietnam o Cuba), con intentar robarse burdamente las armas de un cuartel o de una dependencia policial, o volar un auto, sacrificando a la juventud más comprometida y jugando a empatar con el enemigo en su pestilencia.  

El Terror es de derecha, siempre que vuele por el aire un edificio, sea  una Mutual o una Embajada o un Hospital o una Escuela debemos preguntarnos: ¿A quién beneficia esta violencia? - En Almagro, Manhattan o en el Cuerno de Africa: ¿A quién beneficia el terror?

Nunca el TERROR es la vía, sino la trampa; su aplicación es fascista, imperialista, prepotente y asesina; les sirve a los enemigos de los pueblos, alimenta sus usinas intelectuales y culturales, espanta al prójimo, divide lo colectivo, elimina fuerzas propias, agranda a los fundamentalistas económicos, religiosos y sicóticos, se emplea para “justificar” el arsenal, la matanza, los holocaustos, la tortura, la delación, la traición, la muerte innecesaria inocente y estéril. También destruye lo mejor de nosotros, lo humano en nosotros y el único Planeta conocido hasta hoy en el que un ser humano pueda vivir.

Creo que si América Latina todavía tiene que hacerse, el mejor camino puede ser superando esta etapa - el desarrollo de un capitalismo controlado, vigilado, coartado, discutido hasta el tuétano y más distributivo, negociable, regulable, más democrático aunque le cueste y nos cueste - porque no es solo cuestión de maquillaje, es tener el poder para debilitarlo.
No es una etapa peronista sino marxista, es la ciencia de la política puesta a trabajar. Y como la política burguesa no tiene ciencia que la sustente; hace falta transitarla con la mayoría,  la dirija quien la dirija, porque la minoría lúcida nos puede traicionar pero la dirigencia mafiosa seguramente nos va a traicionar.

No está en la esencia Capitalista alimentar, educar y cuidar del Mundo y de sus pueblos, pero tampoco está capacitado para vivir sin ellos. No es nada fácil pero intuyo que se parece a algo que Marx denominaría como una “etapa necesaria” - después de la gigantesca acumulación capitalista mundial alcanzada con la aplicación del concepto imperial del TERROR y del establecimiento feroz de un Imperio económico, militar y cultural tan extenso y profundo que jamás se vió.  Marx lo imaginó pero no pudo verlo y analizarlo de adulto, exageradamente grande y en acción, como nosotros.

Sospecho que durante el salto de éste modelo a uno mejor habrá décadas de penuria, mas o menos extensas, mas o menos violentas, según el espacio que nos roben el terror y el individualismo - y cuánto haya logrado la humanidad aprehender de este pasado terrorífico para vivir en paz.


JP

No hay comentarios: