sábado, 3 de mayo de 2014

SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO

La colimba

En el supuesto debate sobre el Servicio Militar Obligatorio se omite el tema principal; para qué sirven las FFAA, quien posee el monopolio de la fuerza y cuales son las hipótesis de conflicto armado de la Argentina. 
Una consigna oportunista para captar votos difusos solo consigue embarrar la cancha. Por un lado solo se sugiere que el caso Carrasco originó la excusa perfecta  para eliminarlo, lo cual reduce el campo de análisis a un tema libre de redacción escolar; por otro se responde que la eliminación del SMO fue uno de los mayores logros de la vida democrática argentina.
La voz del Gobierno agrega que  “afortunadamente este país carece absolutamente de hipótesis de conflictos bélicos y ha manifestado reiteradamente su vocación de paz” (Declaración de Rossi, Página 12 3/5/04), por lo que “nada amerita la incorporación compulsiva de los jóvenes al servicio militar”.
Dando esto por cierto entonces cabría preguntarle al gobierno porqué no alienta a que se disuelva absolutamente toda la onerosa estructura militar y se convierta a nuestro pais en un ejemplo de desarme universasl y de defensa de la paz mundial. ¿Cuál es el miedo? ¿La experiencia de Colombia; la imposibilidad de frenar al gigante del norte con sus agregadurías militares; la amenaza de un ejército irregular extranjero; la existencia de alguna organización armada subversiva al acecho o el enorme poder de Lobby de los militares, la Industria armamenticia y sus enormes succiones a los presupuestos de los países Latinoamericanos?; ¿La supervivencia de militares fascistas entre nuestros vecinos?
Cabría preguntarse qué pasaría en Cuba, Bolivia, Venezuela, Escuador, Brasil mismo, si no existieran más ninguno de sus ejércitos. ¿Eso pondría en discusión entonces que sí hay hipótesis de conflicto vigentes? Y por último, si alguna de esas hipótesis se cumpliera ¿Tenemos con qué afrontar la defensa nacional?
¿En definitiva la Defensa Nacional así planteada sirve para algo?

La primer conclusión es que la colimba suma o resta solamente votos cuando debería ser parte sustancial de una discusión durísima sobre el EMPLEO de la fuerza en la Historia.

La consulta popular puntual también es un arma; por lo tanto no se puede arbitrar con el árbitro comprado. Debería hablarse a fondo sobre qué es una Fuerza Armada Democrática, para qué sirve, cómo se la hace actuar y en función de qué intereses tiene plantado sus cimientos y su dirección política.
El verticalismo militar solo es justificable en caso de guerra. Sin una guerra ese verticalismo es una escuela de tiranos enquistada en la sociedad.
Para que la obviedad no enaltezca lo vacuo hay que poner las cosas en su lugar. Un pueblo con Servicio Militar Obligatorio puede defenderse mejor ante  toda AMENAZA, porque el soldado es su principal raíz democrática, pero requiere un sistema educativo afín. El SMO en la Argentina oligarca fué una farsa. Eso no impidió que surgieran militares democráticos, profesionalistas y progresistas, pero no detentaron nunca el poder ideológico.
El Servicio Militar que se conoció en la Argentina  y que no superó la cifra de 100.000 efectivos, fue un reclutamiento compulsivo y ruin a imagen y semejanza de la oligarquía represora, la oficialidad elitista, las familias tradicionales de la Marina, la Aeronáutica y la Caballería;  infectadas de convicciones para justificar la lucha interna contra el propio pueblo argentino. Esto no significa que el retorno a esa estructura sea lo único que está en juego.

Cabe definir:

Primero que la Milicia, obligatoria o no, pública o privada, detenta el poder de fuego de una Nación.   Nada menos. ¿Quién posee hoy el dominio del poder de fuego en la Argentina?

Segundo que el poder de fuego de las armas es el condicionante a largo plazo de todas las políticas, en todo el mundo y en todos los momentos de la historia.

Tercero que al Imperialismo le conviene lidiar contra ejércitos profesionales a los que siempre puede vencer por el propio peso del capitalismo que lo sustenta,  pero además, en su formación siempre vá a imponer la estrategia y vá a ganar el dinero que implique armarlo y entrenarlo. Tal es el caso actual. EEUU solo fue derrotado en su historia por Ejércitos Populares, nunca cayó ante un Ejército Profesional y la gigantesca maquinaria profesional militarista de Hitler fue derrotada, casi en soledad por el Ejército Rojo de Obreros, Campesinos y Militares Soviéticos.

Cuarto que las leyes internacionales actualmente vigentes prohíben a casi todo el mundo equiparse con las nuevas armas para la defensa de una nación, por ejemplo, misiles y tecnología nuclear y electrónica. (Paradoja: los únicos que utilizaron la energía nuclear para matar gente son los que hoy deciden quien sí y quien no accede a ella).

Quinto que esas potencias además de fabricarlas y venderlas a quien quieran son las únicas que tienen el veto, la  voz y  el voto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Sexto que en la Argentina existen en 2014 casi 4 millones de armas de las cuales menos del 20% está en manos del Estado (Nacional y Provincial).

Séptimo: ¿A quien apuntan?

Octavo: ¿Preferimos 3,2 millones de armas en manos privadas y en empresas de seguridad que ya  han dado demasiadas muestras de ineficiencia,  a tener en el SMO 100.000 jóvenes por año o por semestre, entrenados, rentados y educados en los conceptos de la Democracia haciendo la colimba que nos merecemos?

Noveno, en qué sistema democrático son útiles las FFAA y en cuales son solo parte de una estafa ideológica, extorsiva y económica.

Décimo ¿A quién nos enfrentamos? ¿A otras democracias, a imperios lejanos, a mafias, a cárteles, a extremistas islámicos, a nazis y comunistas, a agentes judíos, a suicidas nipones, al inexistente Ejército Suizo, al ladrón de bicicletas o a Quebracho y la Sociedad Rural?

Undécimo, hay que decidir qué es mas sano, si tercerizar la defensa o estatizarla democráticamente.

Duodécimo:  
Hay que ver cómo se componen hoy en día las fuerzas armadas argentinas y entonces podemos empezar a elegir opciones que incluyan el ingreso de la juventud al Servicio Militar, pero no a éste sistema que no sirve para nada y se parece demasiado a un gran negocio capitalista, poco inclusivo. (Mejor sería levantar fábricas de armamento  en todo el país o desistir para siempre del ejercicio  de la muerte)

ANEXO.
Posesión de armas por parte del Estado Argentino

Ejerciendo el monopolio constitucional de la fuerza existen 626.000 armas de mano, PUÑO Y PORTÁTILES,  en manos del Estado, en su enorme mayoría de antepenúltima generación tecnológica.
No se considera en ésta cifra el armamento pesado de cada fuerza ni los vehículos aéreos, terrestres ni anfibios con dotaciones de armamentos fijas o móviles, misiles, etc. Tampoco se tienen en cuenta los empleados sin registro de las Empresas de Seguridad Privada que se calculaban en 2013 en aproximadamente 110.000.
En este caso el total de armas y efectivos que no están teóricamente a disposición de la delincuencia u otros supuestos  enemigos, suman 736.000 hombres armados para garantizar la seguridad de la Nación. Constitucionalmente solo una parte de ellas es para uso interno pero no deben utilizarse en ningún estado interno de lucha que no entre en la figura constitucional de la sedición.

Todos son profesionales pagos y entrenados, ya que el Servicio Militar Obligatorio fue abolido por un gobierno ultraliberal, no  a raiz de un caso de vejámenes que tomó estado público sino por una insistente política de PRIVATIZACIONES.

La Institución mas voluminosa en gente armada  es la tristemente conocida  Bonaerense,  la Policia de la Provincia de Buenos Aires;  y la Policía Federal, ambas por arriba o parejas en volumen con el  propio Ejército Argentino:

Policía de Pcia. Bs As 72.000
Metropolitana              15.000
Federal                            55.000
Prefectura                      33.000
Gendarmeria                 36.000 (Tiene el mismo estatus que el Ejercito y la Armada)
Ejército                            60.000
Aeronáutica                   23.000
Armada                            39.000
Pcia Cordoba                 24.000
Pcia Santa Fe                  19.000
Pcia Mendoza                   7.000
Las restantes policías Provinciales suman en total aproximadamente
90.000 efectivos armados.
Los escuadrones de acción rápida (Alacran- GEOP – Etc)  13.000

Las Empresas de  Seguridad Privada registradas oficialmente cuentan con 140.000.

La cantidad de armas en manos civiles con registro suman 1.115.000 (Datos RENAR)
La cantidad de armas sin registro en manos de civiles es de aprox. 2.300.000 según http://www.redarmaslegales.com.ar/index.php muy por debajo de una estadística norteamericana que hablaba de “un hogar de cada cuatro posee un arma” lo cual daba erróneamente la cifra de casi 5 millones.


ESTAS CIFRAS INDICAN LA EXISTENCIA EN LA ARGENTINA DE APROXIMADAMENTE  4.000.000 (Cuatro millones) de armas, de las cuales solo  el 19% está en manos el Estado.


Seguridad Privada

(Documento elaborado para el Departamento de Seguridad Pública de la Organización de Estados Americanos OEA promocionado por EEUU e interesado en subir el número de agentes privados al equivalente de Policias legales (de 2 a 4 por cada uno),  y ubica, con evidente intención, a la Argentina entre los mas bajos consumidores de Seguridad Privada del Continente)

“En Argentina hay alrededor de 2 agentes de seguridad privada por cada Policía. Los servicios de seguridad privada en las últimas décadas muestran un marcado aumento en todos los segmentos, sobresaliendo el de seguridad electrónica con una tasa de alrededor del 20-25% anual.
Según datos de la Cámara Argentina de Empresas de Seguridad e Investigaciones (CAESI), existen alrededor de 1200 empresas de seguridad a nivel nacional.
Estas empresas emplean a aproximadamente 110.000 guardias de seguridad (2006), se prevee que en el 2008 haya 140.000 guardias privados en forma legal (el 80% se encuentran entre la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires) y se estima que son aproximadamente 110.000 los guardias empleados de forma ilegal.En negro, sin control, sin coberturas sociales, sin instrucción.

Entre 2008 y 2013 esa cifra aumentó, pero la Cámara Empresaria eliminó las estadísticas en el Sitio que las publicaba. Se calcula que a diciembre de 2013 la cantidad de efectivos “en blanco” asciende a 200.000 y su equivalente sin  registro, lo cual redondea las cifras pretendidas por la OEA en 2006 ( Entre 3 y 4 por cada policía). Unos 400.000 efectivos.

Ante los hechos de delincuencia, la criminalidad se mantiene a salvo,  afuera del banquillo de acusados de la sociedad quedan los principales encargados desde el menemismo de la seguridad de las empresas privadas en el país; las empresas de Seguridad Privada no se cuestionan; son una isla con refugiados de mano de obra desocupada de la represión, de oficiales retirados que cobran las pensiones mas elevadas del país y de ex agentes de los servicios de inteligencia.

El SMO puede ser parte de una solución ante  semejante peligro que no se incluye en ninguna hipótesis de conflicto planteada en éstos días y gracias a un intendente desesperado que no sabe nada de lo que habla.



JP

1 comentario:

Anónimo dijo...

MUY BUENO Y COMPLETO EL INFORME.
NO SIRVE DE NADA EL SMO,YO NO LO HARIA NI A PALOS( SAFE LO SACARON )
CON LO QUE ME CONTARON LAS GENTES GRANDES A TODOS LOS BERDUGEAVAN Y DENIGRABAN.
P.d: UN SOLDADO QUIERE UNA GUERRA
quien tiene una arma la quiere disparar.(una obiedad)